2017-05-18

La seguridad, clave para el éxito en la clasificación IEC INSARAG

 

 

Uno de los requisitos del proceso de clasificación de Grupos USAR ante INSARAG, es que el equipo postulante a ella participe como observador en al menos dos ejercicios de clasificación.

 

Bomberos de Chile ha participado en dos,  la clasificación del equipo pesado  SMART de Malasia y de los equipos pesados THW e ISAR, de Alemania. En  ambos hemos ido  tomando debida nota a objeto de ir cumpliendo los estándares de clasificación, toda vez que el hecho de verlos en terreno, en una práctica real,  brinda una efectiva referencia para eliminar toda no conformidad de la cual se pudiese adolecer.  No olvidemos que son cerca de 180 verificaciones las que deben cumplirse y a veces, cuando no se tienen parámetros prácticos, podemos tender a complicar demasiado las cosas, y como dicen los montañistas, terminar enredándonos en nuestra propia cuerda.

 

Cuando  iniciamos los procesos de acreditación de grupos nacionales, las primeras palabras para quienes postulaban decían relación con los procedimientos más que con el equipamiento que se debía poseer. A su vez, los procedimientos tenían un alto  contenido en la seguridad de los mismos que en la forma mecánica y correcta de efectuar la operación.

 

Entre el 8 y el 10 de  mayo recién pasado, una delegación conformada por parte de la gerencia del grupo USAR Bomberos de Chile,  especialmente en sus componentes de planificación (Alexis Quezada), logística (Ramiro Ríos) y operaciones (Gabriel Sánchez), el Director del Proceso IEC (Sebastián Mocarquer) y el Delegado Nacional para el SNO (Raúl Bustos), asistimos al Ejercicio Achilles 2017, que suponía la ocurrencia de un terremoto en un país ficticio Europeo al cual concurría ayuda USAR internacional, consistente principalmente en los dos grupos alemanes antes mencionados, como también equipos con clasificación INSARAG como el Suizo y ONGs internacionales como la Defensa Civil Francesa, ONG SARAID  y @Fire, de Inglaterra. El grupo de observadores de USAR Bomberos de Chile debimos tomar aguda nota de cada detalle del ejercicio,  a objeto de  llevarnos las mejores lecciones aprendidas y volcarlas luego en beneficio de nuestro propio proceso en Chile.

 

Los equipos alemanes THW e ISAR,  dos sólidos grupos,  levantaban en nosotros expectativas  quizás demasiado altas para  un país en desarrollo como lo es nuestro país,  sin embargo,  al pasar los días, el resultado de la observación fue que nuestras capacidades son equivalentes y que el empeño para lograr el éxito de nuestro proceso  ha de colocarse decididamente en los procedimientos, y por sobre todo, en la seguridad, entendiendo esta última en  el más amplio sentido de la palabra.

 

Una de las cuestiones observadas fue el hecho de que la forma cómo construimos nuestros apuntalamientos, cómo rompemos una estructura, cómo atendemos una víctima, cómo la localizamos, cómo la buscamos y cómo la extraemos son acciones que cada equipo puede realizar de distintas maneras o con distinto método,  antecedente que el clasificador tiene muy claro, pero en lo que sí  repara inmediatamente es cuando tales acciones no se encuadran con los procedimientos que el grupo se ha dado para ejecutarlas, y por sobre todo, si  éstas se hacen en forma insegura.  El equipamiento es algo que se da por hecho al postular a esta clase de clasificaciones, y el cumplimiento de estos estándares es casi mecánico, sin embargo la seguridad en sus mas mínimos detalles es un factor que el clasificador no perdona y las tarjetas amarillas comienzan a aparecer, advirtiéndolas y señalándolas, a objeto de que no se tornen en rojas, ya que sólo una de ellas podría conducir a que la clasificación no se logre.

 

En este entendido, nuestros observadores fueron enfocándose en algo más relevante que la forma, por ejemplo, en qué era construido un apuntalamiento, a veces, totalmente diferente como lo hacemos en Chile, reparando en aquello que sí era importante para el clasificador, y que radicaba en si el método que se empleaba estaba conforme a sus respectivos procedimientos y si la acción se hacía en forma segura.  Esta forma de enfocar nuestro proceso es la que debemos realmente comprender para tener éxito en noviembre, y  atendido lo observado creemos que estamos en buen camino,  debiéndose renovar aún mas la voluntad que supone el compromiso para lograr con éxito este desafío. Asimismo, se reparó en la simpleza de algunas soluciones para problemáticas logísticas, que mas de algún dolor de cabeza nos ha dado, como lo fueron la disposición de las pantallas de información, tratamiento de la basura, tratamiento de residuos, y disposición de orden de dormitorios y señaléticas.  

 

El Ejercicio Achilles 2017 nos ha bridado  la tremenda oportunidad de contar con una referencia absolutamente lograble, como también  constatar que lo hecho hasta la fecha por la Dirección de nuestro proceso IEC, la Gerencia del grupo y por todos los rescatistas USAR que la integran, va por buen camino.

 

Estamos en cuenta regresiva, el equipo se debe aplicar aún más al objetivo, pero la voluntad de sus integrantes  ya va construyendo un resultado que esperamos sea exitoso.  Vaya un aliento para todos los 129 bomberos que forman USAR Bomberos de Chile, dignos representantes de sus respectivos Cuerpos de Bomberos (Viña del Mar, Santiago, Ñuñoa, Metropolitano Sur, La Granja, Conchalí Huechuraba, La Serena y Osorno).

 

Cuando no falta voluntad, siempre hay un camino, y este conducirá a la Clasificación IEC 2017 para Chile.

 

A ponerle voluntad y compromiso, ya queda poco.

 

Raúl Bustos Zavala.

Delegado Nacional para el SNO y Secretario Nacional de Bomberos de Chile. 

 

 

Ver galería de imágenes Ejercicio Achilles 2017 

Libro de visitas

Bomberos de Chile »